Blog

BTSA es una empresa en constante movimiento y expansión, por lo que aquí compartimos con nuestra comunidad todas nuestras noticias e información de interés. También puedes seguirnos en la principales redes sociales. ¡Te invitamos a mantenerte al día de todas nuestras novedades y a acceder a nuestras publicaciones!

 

El envasado y la conservación de alimentos

Los alimentos constituyen un medio de cultivo ideal para el crecimiento de microorganismos. Por lo tanto, inhibiendo el desarrollo de éstos, podemos aumentar la vida útil de los alimentos.

Son muchas las causas que influyen de forma negativa sobre la calidad de los alimentos, ya sea por factores intrínsecos del alimento, como pueden ser su contenido en nutrientes, la disponibilidad de agua, el pH, etc., o por factores extrínsecos como la temperatura de almacenamiento, la humedad relativa, la exposición a la luz solar y el aire, la manipulación y el procesado de las materias primas, etc.

La conservación de los alimentos tiene como principales objetivos mantener un producto en perfectas condiciones higiénicas y proteger sus cualidades reológicas y organolépticas (Casp y Abril, 2003).

Los procesos de conservación de alimentos permiten obtener productos seguros de alta calidad y a un precio razonable. El permanente incremento en las exigencias de los consumidores en términos de calidad y prolongación de la vida útil de los alimentos, provoca continuos cambios en la manera en la que los alimentos se producen, distribuyen, almacenan y se venden. La industria alimentaria está en constante búsqueda de nuevos métodos que sean menos agresivos con el alimento, con un menor consumo energético, y más eficaces contra microorganismos patógenos.

Entre los distintos procedimientos que garantizan estas expectativas, podemos destacar por su relevancia al envasado.

Envasado 

El envasado es un método de conservación que protege a los alimentos de la luz, humedad y otros contaminantes ambientales. Para un correcto proceso de envasado, deben de tenerse en cuenta los siguientes factores:

  •  Almacenamiento: capacidad para ser apilado y transportado, control de cantidad producida, conservación de productos pequeños,
  • Protección: contra deterioro, fuga, rotura, deshidratación, contaminación, robo y alteración. Protección física contra golpes, vibración, compresión, temperatura, etc. Protección barrera contra oxígeno, vapor de agua, polvo, bacterias, etc.
  • Información: identificación del producto, descripción de uso o preparación, aviso sobre riesgos derivados del uso indebido, listado de ingredientes, datos nutricionales y precio, etc.
  • Promoción: herramienta de marketing para diferenciar el producto de otros similares y atraer la atención en comercios y supermercados utilizando, por ejemplo, marcas, colores, ilustraciones y formas.
  • Transporte: mayor facilidad y seguridad para trasladar productos desde el fabricante hasta el almacén y el comercio (envases terciarios) y hasta el consumidor (envases primarios).

En la actualidad podemos encontrar una gran variedad de materiales destinados a la fabricación de envases, con diferentes permeabilidades a los gases, con resistencias variables y permisividad a la luz (transparentes, translúcidos, opacos), pero además, existen elementos que permiten conocer si la temperatura ha sido constante durante el almacenamiento o si ha habido, roturas de la cadena del frío, así como la concentración y la composición del gas en el interior (Rodríguez, 2004).

Debido a su versatilidad en forma y tamaño, por ser ligeros e higiénicos, los materiales más utilizados son los plásticos sintéticos. Sin embargo, al ser productos que no se deshacen, suponen una importante causa de contaminación ambiental. Por ello, en los últimos años se ha ido desarrollando nuevos tipos de materiales menos contaminantes o de fácil reciclado, son los denominados envases biodegradables.

Los envases biodegradables proceden de fuentes renovables y se caracterizan, muchos de ellos, por ser comestibles. Se aplican como barrera para microorganismos y para mejorar propiedades sensoriales como apariencia, color, brillo y transparencia.                                                        

Actualmente el envase, además de cumplir con sus funciones básicas de contención, protección e información, se está convirtiendo en un medio que realiza sofisticadas interacciones con su contenido y en un registro de importante información tanto para el consumidor como para los intermediarios de la cadena de valor, creándose así el concepto de envases activos.

Se considera que un envase es activo cuando cumple alguna otra función distinta a la de proporcionar una barrera inerte frente a las condiciones externas. Pertenecen a este grupo de envases cuando utilizan propiedades, componentes del alimento o de algún material del envase como indicadores del historial y calidad del producto. Existen dos mecanismos de acción para crear este tipo de envases: introducir el elemento activo en el interior del envase junto con el alimento o que forme parte del propio elemento.                             

Una forma de conseguir envases activos es mediante la incorporación de antioxidantes naturales como los tocoferoles, que permiten aumentar la vida útil de los alimentos al inhibir o retrasar la oxidación de lípidos u otras compuestos (Quezada-Gallo, 2009).                                                                   

Dentro de los envase activos, destaca el concepto de envase inteligente. Se trata de un sistema de embalaje capaz de recoger y procesar la información procedente del entorno con la finalidad de transmitirla al consumidor (Aguirre, et al, S/F) Su objetivo es asegurar la calidad del producto mediante la monitorización de los procesos que alteran el alimento

Otro de lo métodos de conservación de alimento que ha destacado en los últimos años, es el envasado en atmósfera modificada. Consiste en la alteración de los gases ambientales para reducir el crecimiento microbiano y la velocidad de las reacciones químicas internas.                                                                                                  

En la práctica comercial se recurre habitualmente a la reducción del oxígeno y aumento del dióxido de carbono y/o nitrógeno. El dióxido de carbono actúa como agente destructor de bacterias y hongos y reduciendo la multiplicación de microorganismos patógenos.                                           

En el proceso de envasado en atmósferas modificadas no es necesario, en general, mantener la composición del gas a lo largo del almacenamiento, por lo que resulta más práctico y económico.                                                                                       

A la hora de calcular la cantidad de gases modificados, hay que tener en cuenta que el efecto no es igual para todos los productos y condiciones de trabajo. Varía en función de la composición, características y estado sanitario del alimento a conservar, la composición de la atmósfera y la temperatura de conservación, así como los materiales de envase y tecnología de envasado. (R. Catalá y R. Gavara, 2001)

Hoy en día, los envases tienen vital importancia en la comercialización de los alimentos, ya que además de proporcionar una mejor conservación, mayor tiempo de vida del alimento e información para el consumidor, deben producir un impacto visual que los haga diferenciarse de productos similares para conseguir ser elegidos por el consumidor finales (Cruz, 2006).

Un envase adecuado debe evitar la contaminación del alimento evitando el paso de sustancias. En algunas ocasiones, el envase puede provocar alteraciones en el sabor, olor o textura de los alimentos y resultar perjudicial para la salud, por lo que es necesario controlar los materiales con los que se ha fabricado

Conclusiones

Las principales ventajas que aporta un buen envasado a la calidad y conservación de los alimentos son:

  • Conservar las propiedades organolépticas del alimento y, por tanto, su calidad.
  • Alargar la vida útil del producto.
  • Ralentizar las reacciones enzimáticas y microbianas.
  • Disminuir las pérdidas de peso por evaporación.
  • Posibilitar un transporte y almacenamiento más higiénicos.
  • Eliminar el goteo y olores desagradables.
  • Mejorar la presentación final del producto

 

Guía Práctica Numeros E

 

 

Compartir esta entrada

Suscríbete a nuestro Blog

Artículos Recientes